En colaboración con Avel·li Hernandez, Arquitecto

Superficie: 56 m²

Anõ: 2018 (en curso de realización)

Este piso en la segunda y ultima planta de un edificio de principio de siglo, en Sants, posee una galería completamente abierta hacia un grande y tranquilo patio de manzana. Sin embargo, el muro de antigua fachada y los tabiques que definen las dos habitaciones interiores no permiten de aprovechar esta vista, ni de la luz che ilumina la galería. La cocina se abre hacia un pequeño patio interior, y diez de los 56 m² de la vivienda constituyen un recibidor ciego. Un falso techo plano separa la vivienda de las vigas de madera de la cubierta inclinada. El cuarto de baño se encuentra en la galería.

Los muros son de ladrillo macizo, y la pared este, orientada hacia el exterior del edificio, está aislada, mientras la cubierta no tiene aislamiento. A nivel hygro-térmico, el piso no tiene calefacción y recorre a la climatización en verano. Está clasificado energéticamente en el nivel E, con un consumo de 192 kWh/m² por año.

En funcionamiento pasivo, no alcanza sensaciones de confort ni en hibierno ni en verano, respectivamente por las perdidas y los aportes de calor que se generan a través de la galería vidriada y de la cubierta, que no está aislada. .

La reforma tiene entonces dos objetivos: calidad del espacio y de confort, con el desafío de conseguirlos con materiales y soluciones ecológicos.

 

2018-03-04-PHOTO-00000451

Can_R_C_0507_Scene 16

A nivel de espacio se ha optado por un único espacio diáfano. Substituyendo el falso techo plano por uno inclinado, la altura de la viviente es suficiente para crear un altillo che acoge la cama, un pequeño escritorio y una zona armarios.

El recibidor, la cocina y las dos habitaciones se abren para crear una vivienda diáfana. El espacio fluye desde la entrada, que concentra la zona noche, los armarios, el nuevo cuarto de baño y los escritorios, hacia la sala de estar con cocina americana, abierta hacia el patio de manzana a través de la galería, que resulta integrada en el espacio diáfano.

Para compactar el volumen de la escalera se ha utilizado una solución de tipo japonés con peldaños compensados. El altillo está iluminado y ventilado desde la cubierta por dos ventanas cenitales.

A nivel de materiales, la pared oeste ha sido doblada por un revestimiento en tapia prefabricada. La tierra tiene la función de regular la humedad en el espacio, y de aportar inercia térmica al espacio, reduciendo el calentamiento del entorno en el verano. Contribuye además a aislar acústicamente el piso.

La vivienda ha sido equipada con un sistema de paneles solares térmicos, y de un sistema de calefacción radiante en los tramos de muro verticales, para optimizar los consumos. Las obras terminarán en el otoño 2018.

Can_R_C_0507_Scene 17

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s